RIO GALLEGOS El colmo: ” Debieron cavar la tumba de su padre ante la negativa de los empleados municipales”

77

Un hecho tan inusual como deshumanizante, ocurrió estos días en el cementerio de la ciudad de Río Gallegos. Esto que vamos a relatar en nuestro informe denota varias carencias que tiene hoy nuestra sociedad, falta de autoridad, de respeto, de sensibilidad y de justicia. El dato no es menor porque desnuda lo peor de un ser humano, que es cuando el otro no puede conmoverse ante el dolor ajeno; cuando no hay empatía. Los familiares de un hombre fallecido el viernes, debieron cavar la tumba de su padre ante la negativa de los empleados municipales de la necrópolis, quienes aludieron “no tener herramientas para hacerlo”.

Objetivamente el hecho ocurrió el último fin de semana, oportunidad en el cual por una larga dolencia el señor Horacio Paredes falleció en Buenos Aires y tras un periplo de sufrimiento, trabas y falta de apoyo por parte de la provincia, lo cual va a ser informado en nota aparte, la hija (sola con su papá fallecido) se vio envuelta en todas las peripecias posibles para traerlo a esta ciudad.

Una vez acá, los hijos, en medio del dolor, quisieron darle sepultura junto a la abuelay para ello requería que se abriera la tumba, con el fin de poder colocar allí el féretro de su padre. En ese momento, los empleados municipales que trabajan en el cementerio, les dijeron que era “imposible”, porque “no tenían herramientas”, toda vez que para partir la loza del sepulcro necesitaban un rotomartillo, palas y picos.

Ante este problema, los hijos y yernos de Paredes decidieron ir por las herramientas necesarias. Pero aún así, cuando tenían los medios disponibles, los empleados municipales no tuvieron ningún tipo de iniciativa por cumplir con la tarea, en algunos casos manifestando que “esas herramientas no eran de ellos” y en otro ni siquiera acercándose a los dolientes, que estaban pasando por un trance familiar duro y para nada deseable. Ante esta situación inesperada, los hijos decidieron hacerlo ellos.

No hubo ni uno de ellos (los empleados del cementerio) que dijera: nosotros hacemos el trabajo, vayan Uds a acompañar a los familiares”, le relató a esta Agencia una de las hijas de Paredes.

Papá fue velado el viernes, ese mismo día nos enteramos que en el cementerio no harían el trabajo, mi marido y mis hermanos entonces consiguieron las herramientas y cavaron, pero dejaron chico el hueco, le faltaban como 10 cms, por lo tanto el día lunes tuvieron que volver a romper la loza y estuvieron trabajando desde las 10 de la mañana hasta las 2 de la tarde, porque había mucho cemento con hierro y solo con el rotomartillo podían entrar”, señaló la mujer quien agregó “lo más paradógico y triste de todo esto, sabés qué es?, que mi papá fue jubilado municipal y trabajó en este cementerio; de hecho, uno de los empleados nos dijo que había trabajado con él, poco antes de jubilarse”, concluyó.

La foto que ilustra esta nota, es del momento en que familiares de Horacio Paredes trabajaban en la tumba, tratando de hacerle lugar al féretro, para que sea ubicado al lado del de su madre, fallecida hace unos años.

Cabe destacar que en el cementerio local trabajan 90 personas, divididos en dos turno, a cargo de una jefa de área. Consultado el Secretario General del SOEM, Pedro Mansilla, dijo no estar en conocimiento del tema y abocarse en este momento a averiguar lo ocurrido. Tampoco el Intendente municipal Roberto Giubetich (UCR/Cambiemos) ni sus funcionarios, parecen conocer lo sucedido entre el personal a su cargo.

Esta necrópolis es la misma donde se levanta el fastuoso mausoleo de Néstor kirchner y las autoridades municipales en funciones hoy, eran funcionarios municipales en el 2010, cuando ordenaron de manera inmediata y sin protocolos ni espera, la asignación de un amplio espacio en el terreno municipal, para cumplir los deseos de Máximo y Rudy Ulloa. Como contrapartida, el ciudadano común no tiene ni siquiera el derecho de pedir que le caven una tumba a su familiar.

Otras de las fuentes internas del cementerio, consultadas por OPI, nos dijo que “estas cosas pasan porque hay enfrentamientos de los empleados adentro y hay un sector en contra de la jefa responsable del sector municipal”. El lector recordará que hace unos días OPI publicó una nota donde se denunciaba el apilamiento de los cajones, por falta del horno pirolítico, el comercio oscuro de algunos que vendían los cofres más caros y también la venta vergonzosa de los armazones de las coronas a florerías locales para su reutilización. (Agencia OPI Santa Cruz)


Dejar respuesta