SANTA CRUZ Si hay pobreza, que no se note

56

El Gobierno de Santa Cruz sigue pagando los sueldos fuera de tiempo, incumple acuerdos firmados con los jubilados y no abre las paritarias, congelando los salarios. Sin embargo, Alicia se muestra en actos y obras como si nada pasara, como intentando mostrar que las cosas están bien.

Durante los últimos días el Gobierno de la provincia ejecutó una nueva estrategia, llegando a final de años y al final del segundo años de gestión de Alicia Kirchner.

Luego de pasar un primer semestre del año refugiada, recibiendo críticas de todos los sectores por no aparecer en momentos claves, a la gobernadora le recomendaron “mostrarse activa” en estos últimos meses del 2017.

Y así lo hace, como tratando de mostrar gestión y apareciendo en actos públicos o recorridas de obra, tratando de mostrar un panorama auspicioso para Santa Cruz, aunque lejos esté la situación de ser así.

Sin embargo, en esas apariciones, la gobernadora no habla de los temas claves de la provincia, como el congelamiento salarial que ya está decidido para lo que resta del año, por el momento sosteniéndolo sin problemas ante la falta de medidas de importancia por parte de la Mesa de Unidad Sindical o los gremios en forma den particular.

Por el momento, los únicos que tienen paritarias son los docentes, pero apenas si se les ofreció desde Nación un ocho por ciento a terminar de pagar en diciembre. Sí, diciembre.

Para el resto de los estatales en Santa Cruz no habrá aumento de salarios por primera vez en mucho tiempo.

A eso hay que sumarle que el Gobierno sigue pagando los sueldos fuera de término, incumpliendo paritarias de años anteriores y hasta incumpliendo un acuerdo firmado hace poco tiempo atrás con los jubilados de Santa Cruz, a quienes les prometieron (sabiendo que no lo iban a cumplir) pagarles del uno al siete de cada mes.

Con el levantamiento de los acampes, el Gobierno logró respirar y Alicia pudo comenzar a mostrarse en actos públicos, como simulando una tranquilidad absoluta en la provincia, pero claro está que de nada sirve tirar el polvo por debajo de la alfombra. Más temprano que tarde, Alicia volverá a comprobarlo. (El Diario Nuevo Día)


Dejar respuesta