San Juan Condenado a 10 años por violar una nena: ¿el padre se la entregó por vino y asado?

115

El castigo recayó en un changarín de 27 años. Investigarán al padre de la niña para saber si la prostituía igual que a otras dos hermanas, todas menores.

Fue el mismo Ramón Sixto Videla (27 años, alias “Mencho”) el que reforzó la sospecha de que en aquella casa a la que iba a embriagarse, en Sarmiento, el propio jefe de hogar entregaba a sus tres hijas, todas menores, para que sus amigos -excepto él, claro- tuvieran sexo con las niñas a cambio de vino y asado. Pero su intento defensivo no funcionó. Es más, sus dichos y otras pruebas lo complicaron como autor de las violaciones y la corrupción sexual de una de esas nenas, que apenas tenía 8 años. Y al dueño de casa como posible facilitador de la prostitución de esas niñas, una de las cuales tiene 15 años y ya es mamá, dijeron fuentes judiciales.

Para la fiscal Leticia Ferrón de Rago, así de clara quedó la lamentable situación que se vivía en esa casa. Por eso ayer pidió que condenaran a Videla a 12 años de cárcel, que se investigue al papá de la nena y también que los profesionales de la Secretaría Social de la Corte verifiquen si esas niñas aún viven en situación de riesgo.

Y el juez Ernesto Kerman (Sala II, Cámara Penal) entendió que le asistía razón: condenó a 10 años y por los mismos delitos a Videla (recibió su segundo castigo, ya registraba uno previo por robo), ordenó investigar al papá de la nena y también que se conozca la situación en la que viven los menores.

La defensora de Videla, María Noriega, podrá pedir que la Corte revise el fallo. “Pedí la absolución o en subsidio se lo condene por abuso sexual simple, porque el médico que revisó a la nena informó que aún conservaba su himen, es decir que era virgen. Es probable que vamos a la Corte”, dijo ayer.

El hecho se había descubierto el 20 de noviembre de 2015, cuando Videla llegó a la escuela de la nena a buscarla. Una maestra llamó entonces a su padre y éste le confirmó que el daba la autorización, pero la niña se resistió: “no voy a ir con él porque me hace cochinadas”, le dijo a las docentes. Ese mismo día Videla quedó preso.

Más tarde, en Cámara Gesell, la menor detalló que todo había empezado en la Navidad de 2014 y que cuando era abusada en su propia casa, Videla le decía “sos una prostituta”, entre otras groserías. Para las psicólogas, no mentía.

 


Dejar respuesta