Estados Unidos Bestial: padres dejan morir de hambre a su bebé

77

El niño estaba desnutrido y cubierto de gusanos. Los bestiales progenitores fueron detenidos.

Un caso extremo de maltrato infantil salió a la luz en Iowa, Estados Unidos, tras el arresto de una pareja que fue acusada de matar de hambre a su bebé de cuatro meses. El niño fue encontrado cubierto de gusanos y todavía sentado en una hamaca eléctrica, donde sus padres lo dejaban pasar el tiempo mientras sufría.

Los investigadores del Condado de Chickasaw determinaron que Sterling Daniel Koehn murió tras pasar una semana sentado en una hamaca eléctrica en una habitación al lado de la de sus padres. Cheyanne Renae Harris, de 20 años, y Zachary Paul Koehn, de 28, fueron arrestados el miércoles pasado.

El padre de la víctima fue quien llamó al 911 el 30 de agosto pasado al descubrir que su hijo menor estaba muerto. La pareja compartía su cuarto con su otro hijo y el bebé estaba solo en su dormitorio. Los forenses encontraron “gusanos en la ropa y la piel” del bebé. A pesar de tener cuatro meses, el niño pesaba apenas poco más de 3 kilos.

La pareja no tenía antecedentes de abuso infantil ni de negligencia hacia sus hijos, pero sí de consumo de sustancias como metaanfetaminas. Cuando recibió a la policía en su casa, Koehn aseguró que su mujer había alimentado al bebé esa mañana. El fiscal del caso indicó que sentaron a la criatura en la silla, y se olvidaron por completo. Hasta que fue demasiado tarde. O quizás lo suficientemente tarde. Porque todo parece indicar que lo dejaron morir adrede.

“Los detalles de este caso van más allá de la negligencia y muestran circunstancias que manifiestan una extrema indiferencia hacia la vida humana”. Zachary Koehn y Cheyanne Renae Harris se enfrentan ahora a una posible cadena perpetua. La pareja tiene una hija en común que vive con ellos en la misma vivienda. Los psicólogos tratan de averiguar hasta qué punto la niña pudo ser consciente de lo que estaba pasando en aquella casa.


Dejar respuesta