Aseguran que la chica que le cortó el pene a un hombre se defendió de un ataque sexual

191

Los medios de Córdoba llaman a Brenda Micaela Barattini “la Lorena Bobbit cordobesa”. Es chubutense, tiene 26 años y, salvando las distancias que definirá la Justicia, hizo lo mismo que esa mujer en 1993 en Estados Unidos: le cortó el pene al hombre que tenía junto a ella mientras él dormía.

Brenda no estaba casada con la víctima, de 40 años, (como sí lo estaba Bobbit, que declaró que lo hizo tras años de maltrato y abusos) y en vez de utilizar un cuchillo, recurrió a una tijera de podar.

Ahora está detenida, acusada de lesiones gravísimas. Pero según su abogado, la víctima fue ella y se defendió de un ataque sexual.

“Estamos frente a una causal de justificación. La información que tengo muy reciente es que fue víctima de un ataque sexual. Ella le permitió el ingreso al departamento, es una persona que integra una banda de rock, es allegado a su hermano. Ya en el interior del domicilio, lejos de cumplir con las intenciones que era retirar un instrumento musical, la atacó sexualmente y ella asumió una actitud defensiva”, aseguró hoy su abogado, Carlos Nayi.

Aseguran que la chica que le cortó el pene a un hombre se defendió de un ataque sexual
Los rastros de la agresión.

Todo ocurrió en el 7°B del edificio ubicado en Chacabuco 580 del barrio Nueva Córdoba, en la capital provincial. La noticia trascendió este domingo.

El hombre, identificado como Sergio F. -aún no se conoce su estado civil ni su edad- sufrió una “hemorragia de consideración”, fue atendido por una ambulancia que llegó luego de un llamado al 911 y quedó internado con pronóstico reservado en el Hospital de Urgencias. Al día de hoy, se encuentra estable.

Brenda fue detenida en el momento y según las primeras versiones habría confesado. Está alojada en una celda del penal de mujeres del Complejo Penitenciario de Bower, acusada del delito de lesiones gravísimas. Será sometida en las próximas horas a una serie de estudios psiquiátricos y psicológicos para conocer su estado y, segundo, para saber si comprendía la criminalidad de sus actos.

La Policía encontró la tijera de podar y el cubrecamas totalmente ensangrentado, pero resta saber qué fue exactamente lo que pasó el sábado a las 23.

Según los primeros trascendidos, Brenda y Sergio mantenían una relación oculta y el sábado a la noche se habían encontrado para tener sexo. Los investigadores evalúan si fue algo premeditado: resta definir por qué tenía a mano en su habitación una tijera de podar. Ahora, la declaración del abogado pone el foco nuevamente en una hipótesis que se había descartado en las primeras horas, la del ataque sexual. (clarin.com)


Dejar respuesta