¡Maracanazo! El Rojo, campeón de la Sudamericana

32

Independiente empató 1-1 con el Flamengo en el mismísimo Maracaná de Río de Janeiro y se alzó con la Copa Sudamericana por segunda vez en su historia. El elenco de Avellaneda mostró temple, garra y ratos de buen fútbol para controlar a un conjunto carioca que lució desorientado. El gol de los dirigidos por Ariel Holan fue anotado por el juvenil Ezequiel Barco, de penal. Es el título número 17 del club a nivel internacional. El triunfo permitió abrir un cupo más para el fútbol argentino en el torneo, que será ocupado por Rosario Central

El equipo de Holan empató en el Maracaná con un gol de Ezequiel Barco de penal. Lucas Paqeta había abierto el marcador para el Flamengo. El Rojo consigue un nuevo título internacional.

Ahí está, otra vez de pie. Independiente se reencontró con su vieja amiga, la gloria. Con su fútbol, con su corazón, con el sentido de identidad que el equipo recuperó de la mano de su entrenador Ariel Holan, y con una nueva vuelta olímpica histórica, en el mismísimo Maracaná, allá donde vive el fútbol y en donde el Rey de Copas volvió a inflar el pecho.

Contra todos los contratiempos que vivió la delegación desde su llegada a Río de Janeiro, Independiente pisó el mítico campo de juego con toda la documentación que lo acredita como un equipo valiente, con oficio y al que no le tembló el pulso para jugarle de igual a igual a un Flamengo que quedó rendido a sus pies.

Una vez más, Independiente se recompuso de una desventaja. Otra pelota detenida le sacudió la estantería en el primer tiempo, cuando de la mano de un planteo fiel a todos los argumentos que lo llevaron a esta final. Un centro pasado de Diego, Réver la bajó en el segundo palo y Paquetá, cuando Domingo no pudo despejar, anotó el 1 a 0 que hizo explotar a la torcida local. Pero Independiente, como muchas otras veces, reaccionó: Meza, el más desequilibrante con la pelota en los pies, se filtró en el área, Cuéllar lo tocó de atrás y Barco, con enorme personalidad, clavó la pelota contra un palo.

 


Dejar respuesta