Vuelve el Ministro Triaca después de haber pedido disculpas por Facebook y su hermano acordado por 340 mil pesos

25

Hoy lunes regresa a su cargo el Ministro de Trabajo Jorge Triaca, quien se “enfrió” por nueve días en Chapadmalal, luego que OPI diera a conocer en dos notas y un audio, el maltrato al que sometió a su ex empleada Sandra Heredia y se destaparan situaciones irregulares de trabajo en negro, abuso de poder y también utilización indebida de fondos públicos, al ofrecer contratos en el SOMU (sindicato intervenido a su cargo) para liberarse de otorgar aumento salarial a Heredia, especialmente, pero con más de 250 ingresos al gremio, por distintas razones nunca explicadas.

En su ausencia, su hermano, Carlos Triaca, se hizo cargo de hablar en los medios, justificando al Ministro, tratando de “despegarlo” de las decisiones que tomó de echar a Heredia, también de haberla contratado “en negro”; cargó contra la mujer y habló de extorsión, de “uso político” explicó que el insulto grabado en el audio que difundiera OPI, fue “un exabrupto” de Jorge, “porque él no es así”, dijo, pero a pesar del rosario de justificaciones, no pudo explicar (porque tampoco le corresponde), por qué su hermano utiliza un sindicato intervenido, para acomodar colaboradores, cuadros políticos o amigos, repitiendo una modelo que, precisamente, fue ampliamente criticado por el actual presidente, en su campaña hacia las elecciones del 2015.

También en exclusiva, OPI publicó el Acuerdo, por el monto en que se cerró el mismo, los detalles del documento y Sandra Heredia nos facilitó hasta el tikets bancario donde consta el importe de $ 252.000,00 depositado en su cuenta desde el Ministerio de Trabajo, más el documento que la familia Triaca le había echo firmar ante escribano público a la mujer, por un monto de $ 90.000,00, el cual también publicamos, junto con documento firmado en una escribanía en Buenos Aires.Como si fuera poco, dimos pruebas de la forma violenta que Sandra fue desalojada de su casa (dentro de la quinta), lo cual también constituye un delito grave.

Es decir, desde lo documental y lo testimonial, está todo absolutamente comprobado en las sucesivas notas que OPI dio a conocer y los argumentos son demoledores, a la hora de afirmar que el Ministro Jorge Triaca, es la persona que ocupaba fácticamente los servicios de Sandra Heredia en la quinta de su propiedad, es decir la empleaba en negro, que le ordenaba las tareas protocolares a través de su secretaria Vélez o lo hacía él mismo personalmente y era la persona de su más entera confianza desde las funciones ministeriales. De hecho el ingreso de Heredia en el SOMU, el departamento de prensa de Triaca lo justificó en relación a la “confianza” que le tenía el ministro, eligiendo, claro está, el mal menor, para no reconocer lo que Sandra le confesó a OPI: que el cargo le fue otorgado a modo de compensación, cuando le pidió un aumento salarial que el Ministro eludió darle, sacando plata de su bolsillo.

Todos desde el gobierno y desde su familia, trataron de blindar a Jorge Triaca y terminaron hundiéndolo. La prensa del Ministro salió a desvincularlo del tema y no lo pudo hacer peor: dijeron que en el Acuerdo firmado por Carlos Triaca y Sandra Heredia, ella “reconoció haber estado en blanco” durante su servicio a la familia y el documento que ellos mismos difundieron, tachado en los montos, decía todo lo contrario.

Pero las desventuras de los comunicadores de Triaca no terminaron allí. Rompieron un código ético que habían sellado los abogados de ambas partes, sobre la reserva a mantener. La publicación del documento por parte del Ministerio, generó que el representante legal de Sandra Heredia, diera a conocer los detalles, montos y condiciones en la que se cerró el mismo y desmintió terminantemente al jefe de Prensa del Ministerio, que en pos de defender al Ministro, lo terminó exponiendo aún más.

Otro que enlodó la negociación, fue Carlos Triaca, quien hizo valer su papel de “empleador”, intentado que Jorge “nada tenía que ver”, cuando en la práctica era absolutamente al revés. Sandra Heredia trabajaba más para el ministro que para el resto de la familia. Pero Carlos no paró ahí y dijo que robó y está desequilibrada.

Todos, menos el Ministro

Llamativamente (o no tanto), todos hablaron menos Jorge Triaca. Habló su hermano Carlos, su jefe de prensa Santiago CosimanoMarcos Peña, pero él, no. Solo se conoció un twit donde pidió disculpas, algo realmente irrisorio, teniendo en cuenta que se trata de un Ministro y debería, al menos, haber dado la cara y explicado ante la opinión pública, por qué pasó todo, por qué dijo lo que dijo, etc. Es su obligación. Jorge Triaca dejó todo en manos de otros, entre ellos el Jefe de Gabinete Marcos Peña, quien en radio Mitre trató (pero no pudo) explicar lo que el Ministro hizo y de manera muy ligth acomodó los tantos “reconociendo” que el Triaca estuvo mal y lo disculpó diciendo que lo que hizo no invalida su calidad como funcionario y que fue un error del ministro elegir para el SOMU a su empleada doméstica. Pero Peña, como si se tratara de una pavada intrascendente, dijo que de ninguna manera le va a costar el puesto.

Y claro está, Peña tiene razón. Nadie va a sacar al Ministro de su lugar, excepto el propio presidente Macri. Los problemas de sostenerlo en el cargo son dos: uno, el costo político que va a pagar en las próximas elecciones y dos (lo más importante) es el gran escollo que tendrá el gobierno para negociar con los sindicatos . De hecho, este affaire de Triaca, prácticamente sepultó la Reforma Laboral que impulsaba Mauricio Macri contra viento y marea.Sin embargo hay otro problema ¿Cómo pensará eludir Jorge Triaca el alud de preguntas sobre el caso, que le van a tirar los periodistas cada vez que enfrente un micrófono? ¿O pensará decir “De eso no voy a hablar”?. Fue un desatino y una horrible estrategia comunicativa, haberse “borrado” cuando tenía que dar la cara.

Ya lo advertimos en una nota publicada a las pocas horas de conocido el escándalo. El gobierno no “entregó” al ministro en medio de las acusaciones cruzadas para evitar el duro golpe de la derrota pública, pero es imposible que lo siente a negociar laboralmente de aquí en más.

Todo terminará, seguramente, con Triaca poniendo su renuncia “a disposición de Macri”, para que la acción salga de él mismo y no aparezca eyectado por el gobierno; el presidente aceptándosela y ahí nomás, nombrándolo en otro cargo. Es de manual. Si acaso no hace algo así, Mauricio Macri se habrá comprado un problema de grandes proporciones en lo inmediato y a futuro.

Pero justo el día de la llegada de Jorge Triaca de sus vacaciones y cuando el gobierno pretende dar vuelta la hoja, lo más rápido posible, OPI Santa Cruz está en condiciones de asegurar (porque tenemos las declaraciones que así lo confirman) que la familia Triaca tendrá otro duro revés en las próximas horas/días, también relacionado con este tema. Este capítulo, lejos de estar cerrado, tiene un final abierto donde los groseros errores de comportamiento y comunicación del ministro y el gobierno en su conjunto, revelarán que no son pavadas ni deslices que se puedan reparar con una disculpa por las redes sociales o con explicaciones de baja intensidad, como pretenden hacerlo desde el Ejecutivo, tratando de blindar a Jorge Triaca que hoy aparece en público, como si nada hubiera pasado. (Agencia OPI Santa Cruz)


Dejar respuesta