SANTA CRUZ Los productores pronostican pérdidas de $600 millones al año si avanza el parque nacional Patagonia

38

Los productores agropecuarios de Santa Cruz entraron en conflicto con el Gobierno por el proyecto para ampliar el Parque Nacional Patagonia en 500 mil hectáreas y advierten que se eliminaría buena parte de la actividad ganadera de la provincia.

Así lo explicó Sofía Heinonen Fortabat, titular de la Fundación Flora y Fauna, en diálogo con Tiempo Sur. Heinonen no quiso entrar en detalles del origen de los fondos para comprar las tierras: “Recibimos donaciones de ciudadanos que quieren sentirse parte de un legado de la humanidad”, señaló. Sólo hizo mención a un suizo de apellido Wyss que compra tierras y las dona a la Fundación. Aunque según supo este medio, la viuda de Tompkins, que se reunió el mes pasado con el propio Mauricio Macri, también aportaría a la causa.

El argumento del Gobierno para avanzar con el parque es el desarrollo del potencial turístico que traería aparejado la creación de un parque nacional con tamañas proporciones. Pero como explicó La Nación, el parque que existe desde 2015 apenas es visitado.

Es que pese a que el Gobierno dice que la ampliación del parque atraería turistas de todo el planeta, la zona no cuenta con accesos, con aeropuertos, infraestructura hotelera, luz, gas ni internet, según dijo en diálogo con LPO, Miguel O’Byrne, presidente de la Federación de Instituciones Agropecuarias de Santa Cruz (FIAS).

El titular de la entidad adherida a la Confederación Rurales Argentinas (CRA) es uno de los productores que encabezan la pelea contra la venta de hectáreas que complicaría la actividad ganadera -de vacas y ovejas- en todo el noroeste santacruceño. Según O’Byrne, el campo perdería, entre salarios y ventas, 600 millones de pesos por año, puesto que la producción ganadera quedaría excluida por completo si se avanza con la ampliación en las 500 mil hectáreas.

El ruralista aseguró que los productores están abiertos al diálogo pero este proyecto los excluye sin matices. De nada sirvió la reunión que mantuvieron en diciembre con, Mario Quintana, que les dijo a los productores que el objetivo, además de potenciar el turismo, era preservar la naturaleza. “¿Preservar de quién?”, le preguntaron al vicejefe de gabinete, en relación a la prácticamente nula aparición de vida humana por esos lares.

Pese a que la Fundación ya compró unas 160 mil hectáreas, aún necesita una ley de la Legislatura de Santa Cruz para ceder los terrenos a Parques Nacionales, cuyo vicepresidente, Emiliano Ezcurra, proviene de la Fundación Banco de Bosques, que tiene objetivos similares a los de Flora y Fauna. Pero el rechazo por el momento es unánime: los 24 diputados se oponen.

Es en el parlamento provincial donde el conflicto del Parque Nacional ya evidenció rispideces entre el Gobierno y los propios diputados de Cambiemos, que habían presentado el proyecto y lo retiraron por el rechazo de los productores y la opinión pública local.


Dejar respuesta